Nuestra Historia

Peggy Webb, Karen Abe, Stacey Nishikawa y Rachel Nishikawa son un equipo de madre e hijas comprometidas a ayudarte a negociar con las idas y venidas de una vida dedicada a educar a tus hijos fuera del sistema.

La vida profesional de Peggy comienza en Japón
La pasión de Peggy por la educación despegó cuando, apenas graduada de la Universidad de  Principia con una licenciatura en español, fue contratada para enseñar inglés como segunda lengua en una compañía en Tokyo, Japón. Ella adoraba la creatividad que envolvía el trabajar con pequeños grupos de estudiantes para ayudarlos a mejorar sus habilidades lingüísticas.  La inspiró a ella y a su marido japonés a abrir una escuela de inglés en Tokyo y crear su propio sistema de aprendizaje basado en actividades grupales e individuales.  Peggy escribió y produjo el material, incluidas las grabaciones de audio. Esto la llevó a trabajar grabando material en Inglés para una editorial de enseñanza de inglés en una radio nacional y en TV, y contribuir en una columna de una revista que apuntaba a estudiantes de inglés en Japón.

El interés docente de Peggy evoluciona del inglés a la educación en el hogar

Luego de siete años viviendo y trabajando en Tokio, Peggy aceptó ofertas para enseñar inglés medio tiempo en la  American Graduate School of International Management en Arizona y luego en la  Universidad de Toledo en Ohio. Mientras estaba en Ohio, Karen llegó, entonces, durante los cortos períodos que Peggy pasaba lejos de Karen, una amiga cercana cuidaba de ella. Esta amiga tenía tres niñas, la mayor de 6 años. Un día, Peggy recuerda, esta niña le preguntó a su madre que le enseñara en la casa porque no quería seguir asistiendo a la escuela. Así su madre, quien era una maestra certificada, pasó horas en la biblioteca investigando la opción. Por aquel entonces, ¡no había internet! Encontró que la asistencia obligatoria en las leyes de Ohio no prohibía la educación en casa. También se encontró con algunos libros de John Holt.

Peggy continúa, ” Me intrigaba lo que mi amiga estaba haciendo con sus hijas y le pregunté cómo podía informarme más sobre el tema. Me dijo que leyera todo lo escrito por John Holt. Cuando comencé a leer libros como ‘Enseñate a tí mismo”, pensaba, ‘¡Claro! Siempre supe esto. Tiene total sentido.’

Sin escuela para Karen

Para cuando Karen tenía 3 años, Peggy sabía que no iría al pre escolar. Cuando su hermana, Stacey, nació, tuvo mucho más sentido tener a Karen en casa en vez de en la escuela por todo o parte del día. Las dos hermanas crecieron jugando juntas y luego le dieron la bienvenida a su otra hermana, Rachel. Ahora las tres niñas podían jugar juntas, aprender una de otras y participar enteramente en las actividades familiares en vez de ir en diferentes direcciones la mayor parte del día.

Cuando las tres niñas aparecían en público durante el día, Peggy era cuestionada acerca del porqué no estaban en la escuela.

Ella dice, “Tuve una evolución del miedo intentando esquivar la pregunta a comprometerme con seguridad a explicar la filosofía sin escuela. Era divertido ver cómo podía responder la gente!”

Peggy promueve la educación sin escuela públicamente

 

HELP-Presents-Gatto

 

Mientras estaba en Ohio, Peggy se unió con otras madres y co fundaron un grupo de ayuda llamado  “Liga de educación en casa para padres” (HELP en inglés). Escribió artículos para un boletín mensual, organizó actividades para las familias que educaban en casa y publicó un calendario de actividades.  HELP llevó a cabo un evento en  1990 con  John Taylor Gatto, quien había recién ganado el premio al mejor maestro del año en el Estado de Nueva York y, al mismo momento, había renunciado como maestro escribiendo una editorial en el The New York Times, condenando la educación pública.

De la escuela en casa al Sin escuela

Cuando Karen tuvo 6 años, ella y su madre comenzaron la escuela en casa porque Karen tenía curiosidad acerca de la escuela y realmente quería subirse al gran autobús amarillo. 

Peggy recuerda, “Hacíamos algo de matemática y lectura cada mañana así ella podía tener una experiencia similar a sus pares. Luego de dos semanas de esta rutina, pude ver que ella estaba cansada de esto y le pregunté cómo se sentía. Me dijo que no quería hacer más escuela. Entonces le pregunté qué quería hacer y nuestro viaje hacia la no escuela despegó. Nunca miramos atrás!”

Cada Septiembre, Peggy le preguntaba a sus hijas qué querían hacer y aprender ese año.

“Hicieron sus listas” cuenta, “y luego investigábamos las oportunidades. Karen amaba los caballos y tomó lecciones de equitación cuando vivíamos en Ohio. Cuando nos mudamos a Colorado, tenía 9 y quiso retomar las lecciones. Le dije que buscara  los establos locales e instructores y que luego me comentara. Le di una guía telefónica y le mostré cómo usar las páginas amarillas. Cerca de una semana después, había achicado su lista a unos pocos instructores, así que los llamó y Ios  fuimos a visitar.”

Peggy sentía que era importante no hacer el trabajo por las niñas. Ellas necesitaban mostrar interés en buscar algo y comprometerse activamente a llevarlo a cabo. También necesitaban ser responsables de sus decisiones. Si querían tomar lecciones de piano, por ejemplo, necesitaban practicar cada día sin que se los tuvieran que recordar. Si paraban de practicar, ¡los fondos eran quitados!

A menudo le preguntan a Peggy, “¿Cómo puedo estar seguro que mis hijos realmente están aprendiendo? ”

“Algo que yo hice,” recuerda, “fue tener un calendario de nuestras actividades, listas de libros que leíamos, viajes que hacíamos, etc. Cuando Karen tenía 6, decidí hacer un portfolio para mostrar cómo lucía su primer grado. Armé una página por cada materia: Inglés, Sociales, Matemáticas, etc. Luego escribí  las actividades que podrían encajar en cada categoría. Cuando terminé, ¡estaba impresionada! No cabía duda que Karen había aprendido más que si estuviera en la escuela. Esa fue la primera y única vez que hice un proyecto semejante. Si estás teniendo dudas, solo toma un cuaderno y sigue a tus niños por un tiempo, anota lo que están haciendo. O haz un portfolio anual. ¡Nunca más tendrás dudas!”

Seguí llenando con las actividades  que las niñas querían hacer cada día de cada año. No había tareas, exámenes o grados. Karen tomó su primer examen para obtener su licencia de radio-aficionada con éxito. No hubo necesidad de tener años de práctica para que en un día a la edad de 14 años tomara el examen.  

Peggy funda una escuela

 

Cuando la familia de Peggy se mudó a Colorado en 1993, ella investigó las leyes sobre homeschooling y decidió comenzar un grupo de apoyo. Lo llamó West River Unschoolers. De nuevo, publicó un boletín mensual y organizó actividades. Revisó las leyes para abrir una escuela y, para su deleite, no se requería un espacio físico (como era el caso de Ohio). Entonces le dijo a las familias del grupo que estaría comenzando una escuela y podían enrolarse en ella. Así fue cómo West River Academy comenzó. 

Los años adolescentes de Karen

Karen amaba los caballos así que pasaba más y más tiempo en los establos con su caballo. Primero eran lecciones para montar y luego trabajar para mantener a su caballo. Ella solía venir a casa desde el establo y, para relajarse, leía toda clase de libros. También disfrutaba escribir en diarios y tocar el piano.  

Los años de infancia de Karen en gimnasia y equitación la prepararon para su próxima pasión: el Swing. Ella bailaba en un pequeño club y luego ella y unos pocos amigos abrieron uno propio.

Un día preguntó: “¿Cómo puedo hacer la parte administrativa”?

Eso la llevó a aprender de la experiencia práctica de alquilar un lugar, disponer los precios de entrada, publicitar los eventos, contratar DJs y músicos y pagar los gastos.

Durante su adolescencia, se le preguntó a Karen si quería ir a la escuela. Estaba tan involucrada en sus actividades de tiempo completo que su respuesta fue, “¡no tengo tiempo!”  Para entonces estaba inmersa trabajando con caballos, tocando piano, bailando, leyendo, escribiendo sus diarios y trabajos de medio tiempo.

Karen se graduó de la  West River Academy en 2002. Recibió su diploma y certificado de 4 años. 

 

Desde la experiencia de vida a nombre de cursos

karen-transcript

¿Cómo obtuvo un certificado luego de una vida de  unschooling?

Peggy responde, “Ella examinó sus años escritos en el diario, trasladó experiencias de aprendizaje en cursos, créditos y notas. La experiencia con el club de baile, por ejemplo, lo tradujo en cursos como Introducción a los negocios, Matemáticas aplicadas y Contabilidad.  Su equitación fue Educación física y estudios equinos. Su escritura de diarios y lectura fue Inglés. Su lectura de libros de Isaac Asimov relacionados con la ciencia y ficción se volvieron Cosmogonía y Física para el lego por ejemplo. ”

¿Cómo aprendió materias como Algebra?

“Bueno,” Peggy recuenta, “Cuando decidió tomar los exámenes de ingreso para  ACT , contratamos un tutor para enseñarle matemática de secundaria. Luego de 4 meses, estaba lista y le fue bien en los exámenes. Estaba motivada para aprender matemática de secundaria rápido, porque sabía que necesitaba hacerlo bien en los exámenes de la universidad, así no tenía que pagar tutorías de la universidad para esos cursos.  Mientras estaba en la universidad, completó exitosamente matemáticas y cálculo. 

 

La Universidad y carrera de Karen

A los 19 años, Karen comenzó a trabajar para una compañía de inversión. En 2006 se mudó a Denver, Colorado y comenzó a asistir a la  Red Rocks Community College mientras aun trabajaba tiempo completo en la compañía. Durante los 5 años siguientes, trabajó tiempo completo y tomó clases en la Universidad.  Obtuvo su grado de Gerencia en Negocios de la Red Rocks Community College y luego continuó para terminar sus 4 años del grado en una universidad online,  DeVry University. Se graduó en magna cum laude en 2011   de DeVry University con una Licenciatura en Ciencias en Gestión Técnica, con especialización en Administración de proyectos. 

En 2014, Karen se casó son su actual marido,  Brian, en Hawaii. Los recién casados se embarcaron en un viaje de tres meses por Asia. Se volvió claro para Karen que su pasión no eran las finanzas sino la educación. 

La pasión de Karen por la educación y su deseo de criar sus propios hijos en la manera en que ella había sido criada la llevó a abandonar el mundo corporativo y unirse a West River Academy. Desde 2015, Karen ha estado trabajando como Asistente de Dirección.  

En Octubre 22 del 2016, Karen y Brian dieron la bienvenida a su primer hijo,  Jason, ¡comenzando ellos mismos la aventura del unschooling como padres!

El viaje unschooler de Stacey

 

 

Las hermanas más chicas de Karen, sin embargo, sí eligieron la experiencia de la escuela en parte de su niñez. Ambas, Stacey y Rachel, asistieron medio tiempo a programas de escuelas alternativas ofrecidas por el distrito escolar a homeschoolers.  Stacey pasó sus días involucrada en lecciones individuales y grupales, como piano, tenis, danza y Español. Disfrutó jugar en torneos de tenis y también obtuvo paga por tocar el piano en shows locales y casas de retiro.

Como adolescente, Stacey viajó a Costa Rica y  Australia, también fue voluntaria en una escuela en Kenya enseñando a los niños habilidades simples de piano en el teclado.Tomó algunos cursos en la escuela local secundaria y participó en el club de drama, actuando y trabajando en el set. Ella también tocó el piano en la banda de jazz de la secundaria. 

Stacey se unió al club de danza de Swing fundado por su hermana mayor, participando en coreografías y demostraciones de swing con ella en el salón local y otros eventos. Por entonces usualmente estaba trabajando medio tiempo, y cuando se hizo más grande, hizo la transición de estudiante a una adulta empleada que continuaba viviendo en su pueblo.

Luego de ganar experiencia en atención al cliente, Stacey se unió al equipo de la West River Academy en Enero de  2017 como Directora administrativa.

 

 

Las posibilidades del “Unschooling” – El viaje de Rachel

Cuando era una niña, Rachel disfrutaba de lecciones grupales e individuales como piano, equitación, karate, alpinismo, danza, Japonés y Español. A los 7 años, asistió a un programa para homeschoolers unos pocos días a la semana, donde aprendió a trabajar en proyectos grupales y dar presentaciones. Cada verano a lo largo de su infancia, asistió a campamentos de aventura, donde aprendió a navegar con balsas, montañismo, equitación y ser una líder de equipo.  Eligió ir a un internado donde experimentó lo opuesto a la educación “en casa”. Su vida allí consistía en clases obligatorias, así como basketball, volleyball, y cross-country. Decidió volver a casa y asistir a la secundaria local pública.

Para Rachel, “unschooling” significó tener la libertad de tener toda clase de oportunidades de aprendizaje. Atravesó la escuela en casa, escuelas alternativas, internado y escuela pública;  para cuando tuvo  15 años dijo que estaba lista para algo nuevo.  

“¿Qué quieres hace el año que viene?” Peggy preguntó.

“¡Quiero viajar! Quiero aprender nuevas lenguas y experiencias culturales” fue la respuesta de Rachel.

Rachel visitó países en 6 continentes, aprendiendo algo de Japonés, Swahili, Frances y Español a lo largo del camino. 

Luego de su año viajando, había descubierto algunas nuevas pasiones, como la gastronomía y el diseño de modas. Así, tomó clases para desarrollar nuevas habilidades en la universidad local y se graduó de la West River Academy en 2010. 

Luego de su graduación, continuó tomando clases en la Universidad y trabajó en la galería de arte local, donde ganó experiencia en negocios, merchandising y servicio de atención al cliente.

En 2012, Rachel fue aceptada por la Universidad de Hawaii.  Se graduó en Mayo de 2016 con una licenciatura en arte y comunicación,  y otro grado menor en Agricultura y apicultura. 

Luego de la graduación, Rachel se mudó a la isla de  Kaua’i para estar con su prometido y comenzar un nuevo capítulo. Inmediatamente comenzó un trabajo corporativo, y fue ascendida pronto en su programa de administración. Sin embargo, con sus intereses diversos y artísticos, pronto descubrió que la escalera corporativa no era la más alta prioridad para ella.

Como sus hermanas, Rachel ha completado el círculo completo. Ella aprecia la libertad que se le dio para seguir una amplia gama de oportunidades de aprendizaje y ve su futuro como miembro del equipo de  West River Academy ayudando a otros en sus caminos educativos.

En Agosto de 2017, Rachel comenzó como Directora creativa en  West River Academy.

 

Continuará…

A medida que nuestra historia continua desarrollándose, ¡agregaremos más a esta página!

Esperamos que hayan disfrutado conociendo nuestras vidas personales y profesionales y se sientan que pueden integrar nuestra familia al matricularse en West River Academy!

Nos encantaría escuchar TU historia. Llama al 949-492-5240escríbenos para saber si  somos lo que necesita tu familia. ¡Esperamos ansiosos escuchar de ti!


quote-marks33

“Gracias por darme semejante oportunidad educativa! Honestamente, pensaba que era demasiado bueno para ser real. Tu calidez y disposición para ayudar, así como tus palabras de aliento y comprensión, significaron mucho para mi. No creo que se den cuenta de esto, pero se han convertido en una pieza muy importante y una gran bendición en este rompecabezas que llamamos vida.  Gracias por ser parte de eso.
~ Becki, Chihuahua, MEXICO

quote-marks33

Quiero extender mis más sinceros agradecimientos a ustedes por todo lo que hacen para mantener a West River Academy como una maravillosa alternativa a los sistemas de escuelas públicas tradicionales. Da a las familias la máxima flexibilidad en la elección del plan de estudios apropiado para sus hijos. ¡Buena suerte en su éxito continuo!
~Gail, Fairbanks, Alaska USA

quote-marks33

“Tengo una paz total educando en casa gracias a  West River Academy….
Estoy tan feliz que estén ahí haciendo esta cosa grandiosa por los homeschoolers. Les digo eso a todos los que conozco  que piensan que “hay que” evaluar a los niños- Espero que la mayoría encuentren su academia!.”
~Audrey, Denver, CO USA